Enfermedad diverticular

El colon es la última porción del tubo digestivo, el cual se encarga de absorber el agua y conducir los residuos para su evacuación posterior. El colon presenta zonas de debilidad en su pared, por lo que los aumentos de presión en su interior permiten la herniación de su mucosa por estos sitios, llamándose divertículos, y cuando se inflaman producen la diverticulitis.

Causas:

Una dieta baja en fibra y líquido durante una gran parte de la vida lleva a un tránsito colónico lento, con zonas de alta presión.

Síntomas:

Un gran porcentaje de la población no presenta ningún síntoma. Entre el 10 y el 20% de las personas presentan molestia o dolor a nivel de la parte inferior del abdomen. Aún un menor porcentaje presenta inflamación de los divertículos (diverticulitis), provocando un dolor intenso a nivel del abdomen, fiebre, calosfríos, entre otros síntomas.

intestino-d

Diagnóstico:

Para su diagnóstico se requiere de un examen médico junto con la presentación clínica. Existen diversos métodos radiológicos para su diagnóstico como la tomografía axial computada (TAC), colon por enema. El mejor método para su diagnóstico es mediante una colonoscopía, que consiste en la introducción de una cámara larga a través del ano mientras el paciente se encuentra sedado. En los casos complicados (diverticulitis), el método de elección es la tomografía.

Tratamiento:

La gran mayoría de los pacientes no requiere de algún tratamiento específico, únicamente una dieta alta en fibra y líquido, así como ejercicio, evitar el consumo de semillas porque pueden ocluir los orificios de los divertículos. En los casos sintomáticos o complicados, puede requerir de una intervención quirúrgica, donde se retira la porción del colon más afectada o la zona complicada. Esta puede realizase como cirugía abierta o vía laparoscópica de acuerdo a las condiciones del paciente.

Agenda una cita al teléfono

664.635.1808

Start typing and press Enter to search